39 AÑOS AL SERVICIO DE LA CULTURA

BERNI, RAMONA Y OTRAS MUJERES

BERNI, RAMONA Y OTRAS MUJERES

Con curaduría de Cecilia Rabossi, se presenta una selección de xilocollages,  dibujos y una investigación fotográfica realizada por el propio artista de los burdeles de Rosario en la década del 30. El notable texto curatorial de Rabossi agrega particular atractivo a la muestra.  La representación del mundo femenino es una constante en la obra de Berni. Se encuentra en su producción, en los retratos, en las mujeres en lucha, en la intimidad del ámbito cotidiano, en los prostíbulos o en la calle donde se desarrollará, mayoritariamente, la vida de Ramona Montiel, personaje emblemático de su narrativa junto a Juanito Laguna.

La exposición se detiene en Ramona, una habitante de cualquier gran ciudad del mundo, que escapa de los roles tradicionales de la sociedad del momento y que elige ‘vivir su vida’, pero también en otras mujeres, ya sea las fotografiadas por el propio Berni en los prostíbulos en la década del 30, las que sueñan en el ámbito privado o las que quedan atrapadas por las obsesiones que despierta la belleza. Todas ellas se despliegan en xilocollages, dibujos, fotografías, ambientaciones que ocupan la sala del Museo para interpelarnos.

“En Antonio Berni, el compromiso político y social se evidencia en su obra desde el regreso al país en 1931 –precisa Rabossi-. Unas décadas más tarde, en los años sesenta, opone una visión crítica a las propuestas optimistas del Pop Art respecto de la sociedad de consumo. Concibe el arte como testimonio y como acción, estableciendo como objetivo principal el contar ‘cosas’, señalar, como dice José Viñals  …lo invisible que está contenido en lo visible”.

Como una expresión de este compromiso del artista, la curadora recuerda que en la década del 70, Berni trabajo sobre la obsesión “por los modelos hegemónicos de belleza femenina a través de la publicidad”. El resultado fue su serie de xilografías Obsesión de la belleza (1976), que “incorpora en el ámbito privado del hogar, los aparatos de última generación anunciados desde la publicidad de los institutos de belleza, pero domesticados por el artista al reemplazarlos por electrodomésticos o instrumentos caseros”.

Particular interés tienen las fotografías tomadas por Berni en los prostíbulos de la ciudad de Rosario en 1932 para ilustrar el artículo de una revista. Según los recuerdos de Berni –cita Rabossi-: “Los mejores quilombos de Rosario estaban en la calle Pichincha; había de dos pesos, de tres pesos y de cinco pesos […] Lo corriente es que fueran grandes patios que habían sido techados con vidrio, de modo que, de día, eran muy luminosos […] el patio era como un gran bar o un café, con sus mesas y sillas; uno se sentaba ahí y enseguida venían las mujeres a proponer ir a la habitación; venían muy ligeramente vestidas, porque no podían estar desnudas: el reglamento no lo permitía…”.

Y concluye Rabossi: “Este material fotográfico, sin duda, constituye un antecedente en el desarrollo del mundo Ramona Montiel y sirvieron, en el año 1980, como disparador concreto para la realización de una serie de dibujos en la que retomaba el mundo de los burdeles”.

 

 

Antonio Berni nació en Rosario en 1905 y realizó en esa ciudad su primera exposición a los 14 años. A partir de ese momento, sigue exhibiendo su obra en Rosario y Buenos Aires y en 1925 obtiene una Beca para estudiar en Europa. Se instala en Madrid y luego se traslada a la capital francesa, donde se vinculó al Grupo de París que integraban Libero Badíi, Horacio Butler, Héctor Basaldúa, Alfredo Bigatti, Lino E. Spilimbergo y Raquel Forner.

En 1931, Berní regresó a la Argentina y dos años más tarde realizó, junto a David Alfaro Siqueiros, Lino E. Spilimbergo, Juan C. Castagnino, Enrique Lázaro el mural Ejercicio Plástico, en la quinta de Natalio Botana. Su obra adquiere un tinte cada vez más social y en 1936 publica el artículo “El nuevo realismo” en la revista Forma de la Sociedad Argentina de Artistas Plásticos.

En 1944, creó con Castagnino, Colmeiro, Spilimbergo y Urruchúa el Taller de Arte Mural y dos años después inauguran los murales de Galerías Pacífico. En la década de los años ’50 su carrera artística se afirma tanto en el país como en el exterior y en 1955 realizó una muestra individual en la Galerie Creuze de París, con la presentación de Louis Aragón. En 1962 obtuvo el Premio de Grabado y Dibujo en la XXXI Bienal de Venecia y creó el personaje de Ramona Montiel. Siguió trabajando en Buenos Aires y exponiendo en el país, en Francia, Estados Unidos, Italia, España y Brasil. En 1968, presentó El baño de Ramona en la Botica del Ángel, que fue clausurado por la policía. Murió el 13 de octubre de 1981.

 

Del 19 de mayo al 29 de julio. Puede visitarse de martes a domingos de 10 a 18.

 

Museo de la Cárcova (Av. España 1701) 

Dejar un comentario

REVISTA QUÉ HACEMOS

Revista Impresa
¿CÓMO PUBLICAR?
CONTACTATE CON NOSTROS

4805.2126 / 4804.2927

info@quehacemosonline.com.ar
o dejanos un mensaje
MANTENETE INFORMADO

Seguinos en nuestras redes sociales y enterate de todo el panorama cultural.