42 AÑOS AL SERVICIO DE LA CULTURA

MARIANO SARDON. SOUFFLE

MARIANO SARDON. SOUFFLE
Del 1° de marzo al 16 de abril

«Durante varios años he trabajado la relación de lo invisible con lo visible de manera transdisciplinar entre la Neurociencia y el Arte», dice Mariano Sandon.

 

«Mi interés en estos procesos ha estado en muchas ocasiones orientado a la complementariedad y oposición binaria que son parte de una misma cosa o fenómeno en el Arte y la Ciencia y fuera de ellas. Esta serie de trabajos bajo el nombre de Souffle, resultan de una selección de proyectos que he venido diseñando en diferentes momentos y contextos. El término Souffle lo encontré de casualidad siguiendo notas de Jacques Lacan en París. De pronto noté que diversos trabajos que venía proyectando y desarrollan-do con diferentes temáticas, estaban atravesados de alguna u otra manera por las acepciones de esta palabra. Souffle es un vocablo francés que tiene múltiples significados ademas de soplo. También es exhalar fuerte, jadear, producir movimiento de aire; soplar para apagar una vela, destruir por una explosión violenta, enviar aire o gas a través de algo, soplar el vidrio para darle forma; susurrar; asombrar; … entre otras. En todos estos significados está implicado el aire en tanto material invisible y presente. El aire es el complemento de los espacios, ocupa lo que no se ocupa. Nos es dado sin reparar en ello y nos permite ser en la tierra. No lo vemos, pero nos habilita respirar que es condición primordial de la vida. Nacemos y debemos tomar aire por primera vez. Exhalamos el último aliento en la muerte. Es un material informe que bien puede ser metáfora de gran parte de aquello en que no reparamos pero nos sostiene. En todas estas obras se articulan con mayor o menor acento algunas de estas asociaciones tanto metafórica como materialmente. Por otra parte, todas ellas implican a la tecnología de manera visible e invisible. Al igual que el aire, nuestras vidas están embebidas en una tecnósfera ya invisible e interdependiente. El éxito de la tecnología de este siglo, podría decirse que radica en no reparar en su existencia, pues está presente en todo con lo que nos atraviesa material y simbólicamente».

De modo que la operación de sustracción en estas obras no distingue lo artificial de lo natural. Es en esta zona ambigua entre la forma presente y su complemento ausente, que bien se puede ubicar o implicar el cuerpo. Estas operaciones artísticas desmontan lo humano y lo tecnológico de manera indistinguible con implicancias a veces similares. Como un respirador es parte de nuestros pulmones, como un marcapasos es extensión de nuestro cuerpo.”

 

 

Del 1° de marzo al 16 de abril. Puede visitarse de lunes a viernes de 14 a 19.

Ruth Benzacar (Juan Ramírez de Velasco 287).

Dejar un comentario

EL ARTE ACTUAL 2020

MANTENETE INFORMADO

Seguinos en nuestras redes sociales y enterate de todo el panorama cultural.