40 AÑOS AL SERVICIO DE LA CULTURA

REENCUENTRO CON YASUJIRO OZU

REENCUENTRO CON YASUJIRO OZU
Del 11 al 19 de agosto

El Complejo Teatral de Buenos Aires y la Fundación Cinemateca Argentina, con el auspicio y la colaboración de The Japan Foundation y el Centro Cultural e Informativo de la Embajada del Japón, han organizado un ciclo denominado Reencuentro con Yasujiro Ozu, que se llevará a cabo del sábado 11 al domingo 19 de agosto en la Sala Leopoldo Lugones del Teatro San Martín (Av. Corrientes 1530), en el marco de los 120 años de relaciones de amistad entre Argentina y Japón.

 

Yasujiro Ozu es, indudablemente, uno de los más grandes realizadores de la historia del cine, dueño de un estilo al mismo tiempo clásico y moderno, referente ineludible a lo largo de una carrera que atraviesa cuatro décadas y más de cincuenta largometrajes. Sin embargo, más allá de un puñado de títulos que han recibido cierta exposición, su obra continúa siendo un territorio desconocido incluso para los cinéfilos más empedernidos. Este ciclo –con copias en 35mm y también en versiones flamantes en DCP, todas enviadas especialmente desde Tokio– intenta echar nuevamente luz sobre su enorme figura e incluye cuatro títulos recientemente restaurados a partir de los negativos originales por la compañía productora Shochiku.

 

“La carrera de Ozu se define por ser un proceso de perfeccionamiento: afinó constantemente sus técnicas, sus contenidos y todo tipo de comentarios. Los primeros ejemplos de su obra son films de temas. (…) Una manera de definir el estilo de Ozu es la de señalar lo que en dicho estilo no existe. Ozu es un cineasta que no hace ciertas cosas. Este enrarecimiento de la técnica fue continuo a lo largo de toda la obra del cineasta, desde su primera hasta su última película. A medida que fue envejeciendo hubo más y más cosas que Ozu dejó de hacer” (Paul Schrader, El estilo trascendental en el cine).

 

“En cada una de las películas de Ozu el mundo entero existe a través de la familia. El final de la tierra no está más lejos que allí donde acaba el hogar” (Donald Richie).

 

Las localidades podrán adquirirse personalmente, el día de la función, en las boleterías ubicadas en el Teatro San Martín. El precio de las localidades es de 40 pesos, estudiantes y jubilados, 20 (con la acreditación correspondiente).


PRIMAVERA TEMPRANA

 

 

(Sôshun; Japón, 1956). Dirección: Yasujiro Ozu. Con Chikage Awashima, Takako Fujino, Ryo Ikebe. En su primer largometraje luego del éxito crítico y comercial de Una historia de Tokio, Yasujiro Ozu examina la vida cotidiana en el Japón del milagro económico a través de los ojos de un joven asalariado que, insatisfecho con su carrera y su matrimonio, entabla una relación amorosa con una colega. A partir de este film, Ozu dirigió al menos un film por año hasta su muerte en 1962, dando inicio a un ciclo de narraciones que desarrollan tópicos de su carrera como los conflictos generacionales y las crisis familiares, aunque con un creciente respeto y empatía por los personajes más jóvenes. “He intentado reflejar el sufrimiento cotidiano en la vida de un típico empleado mientras la sociedad que lo rodea atraviesa fuertes transformaciones” (Yasujiro Ozu).

 

Sábado 11 de agosto a las 14, 17 y 20 (145’).


LA HIERBA ERRANTE

 

 

(Ukikusa, Japón, 1959).  Dirección: Yasujiro Ozu. Con Ganjirô Nakamura, Machiko Kyô, Ayako Wakao. Una compañía teatral de Kabuki llega a un pueblo al sur del Japón. Allí, el director se reencuentra con una antigua amante y con el hijo que tuvieron juntos, quien cree que el recién llegado es su tío. La actriz protagonista está celosa y, para dejar en evidencia al director, le pide a una compañera que intente seducir al muchacho. Una revisión del mismo tema, filmado 25 años antes como Historia de la hierba errante, le permite a Ozu dar a la historia un carácter más otoñal y conseguir, gracias a la fotografía de Kazuo Miyagawa, “el más hermoso visualmente de todos sus films”, según Donald Richie.

 

Domingo 12 de agosto a las 16, 18.30 y 21 (119’).


HE NACIDO PERO…

 

 

(Umaretewa mita keredo; Japón, 1932). Dirección: Yasujiro Ozu. Con Tatsuo Saitô, Tokkan Kozô, Mitsuko Yoshikawa. La familia Yoshii se muda a un suburbio de Tokio. Los dos hijos deben adaptarse a la nueva escuela, pero se encuentran con la hostilidad de un grupo de chicos entre los que se encuentra Taro, el hijo jefe de su padre. Este les enseña unas películas de aficionado en las que su padre hace payasadas para complacer a su jefe. Los niños se enojan con su padre y emprenden una original huelga infantil. “La mejor película de uno de los mejores directores de la historia del cine”, proclamó el crítico estadounidense Jonathan Rosenbaum. Para Donald Richie, esta película del período mudo, que anticipa algunos temas sobre los que luego el director volvería en Buenos días (1959), es “una obra maestra, típica de lo mejor de Ozu, y el primero de sus grandes films”.

 

Lunes 13 de agosto a  las 16, 18.30 y 21 (100’).


UNA GALLINA EN EL VIENTO

 

 

(Kaze no naka no mendori; Japón, 1948). Dirección: Yasujiro Ozu. Con Kinuyo Tanaka, Shuji Sano, Chieko Murata. Uno de los films menos vistos de Ozu, Una gallina en el viento expone un grave problema de la posguerra japonesa: el crudo panorama que se encontraban los combatientes al volver al hogar y descubrir los tremendos sacrificios que habían tenido que hacer sus familias durante su ausencia. Mientras su marido está en la guerra, Tokiko vive con su hijo en una humilde casa. Para salvar a su hijo, gravemente enfermo, y pagar las cuentas del hospital, Tokiko decide prostituirse durante una noche. Cuando regresa del frente, el marido no puede tolerar ese hecho del pasado, respondiendo con una violencia física absolutamente atípica en el cine del director. “Ozu solía trabajar con el mismo equipo técnico y artístico y en muchos casos con el mismo reparto de actores. Su coguionista Noda Kogo, su camarógrafo Atsuta Yuharu, su director de arte Hamada Tasuo y su editor Hamamura Yoshiyasu iniciaron una colaboración con el realizador que comienza en Una gallina en el viento y continúa hasta Una tarde de otoño, su último largometraje” (Donald Richie, A Hundred Years of Japanese Cinema).

 

Martes 14 de agosto a las 16, 18.30 y 21 (84′).


PRIMAVERA TARDÍA

 

 

(Banshun; Japón, 1949). Dirección: Yasujiro Ozu. Con Chishû Ryû, Setsuko Hara, Yumeji Tsukioka. Junto con Una historia en Tokio, uno de los mejores films de posguerra de Ozu. Lo que ocurre son sólo hechos ordinarios y cotidianos, pero desarrollados del modo más conmovedor. Una mujer ya adulta convive con su padre viudo y rechaza la idea del matrimonio, hasta que cree que su padre planea casarse nuevamente. Entonces se decide y el padre, que nunca pensó seriamente en una nueva unión, finalmente queda solo en la vida. Como en otros films de Ozu, los ancianos encuentran las palabras para alentar a los más jóvenes. Según Richie, Primavera tardía siempre fue uno de los films preferidos por el propio Ozu y su serena perfección se debe no sólo al reencuentro del director con su viejo guionista, Kogo Noda, sino también al hecho de que Ozu adquirió a partir de este film “una nueva simplicidad de estilo, más lacónico e incisivo”.

 

Miércoles 15 a las 16, 18.30 y 21 (108’).


EL SABOR DEL TÉ VERDE CON ARROZ

 

 

(Ochazuke no aji; Japón, 1952).  Dirección: Yasujiro Ozu. Con Shin Saburi, Michiyo Kogure, Koji Tsuruta. Una pareja de clase acomodada experimenta una crisis en su matrimonio. Taeko, una mujer caprichosa y muy sofisticada, soporta cada vez menos a su marido, un hombre con unos gustos y unas costumbres muy simples; aburrida de él, lo trata con desprecio. El guión de El sabor del té verde con arroz fue escrito en el año 1940, luego de que Ozu regresara de la guerra, y es considerado uno de los films más relevantes de su carrera, aunque el mismo director lo consideraba “poco satisfactorio”. El título del film proviene de un viejo proverbio que celebra los gustos simples en la vida.

 

Viernes 17 de agosto a las 16, 18.30 y 21 (115′).


UNA HISTORIA DE TOKIO

 

 

(Tokyo monogatari; Japón; 1953). Dirección: Yasujiro Ozu.Con Chishû Ryû, Chieko Higashiyama, So Yamamura. “Si, como señala el crítico británico Donald Richie, todo el cine de Ozu ‘no tiene sino un único personaje, la familia japonesa, y un solo gran tema, su disolución’, Una historia de Tokio parece entonces un film quintaesencial en la obra del director japonés, la suma de sus preocupaciones temáticas y formales. La película comienza en la ciudad de Onomichi, un puerto cercano a Hiroshima que ‘por suerte no fue bombardeado’, según declara uno de los personajes del film. La aclaración es pertinente porque a lo largo del relato Onomichi representará los valores del Japón tradicional, en oposición con los cambios producidos en Tokio después de la Segunda Guerra Mundial. Allí en Onomichi vive el matrimonio Hirayama, una pareja de ancianos que decide viajar a la gran capital para visitar a sus hijos, a quienes no ven desde hace años. Ese descubrimiento de un nuevo mundo, que hasta entonces desconocían, los enfrentará con ciertas realidades que deberán asimilar con serena sabiduría: Tokio es una ciudad superpoblada y hostil en su progreso desenfrenado; sus hijos (un médico, una peluquera) son prácticamente unos desconocidos y lo que ellos creían que era aún una familia es apenas una sombra que se ha ido diluyendo con el implacable paso del tiempo” (Luciano Monteagudo en Página/12).

 

Sábado 18 de agosto a las 14, 17 y 20 (136’).


EL OTOÑO DE LA FAMILIA KOHAYAGAWA  

 

 

(Kohayagawa-ke no aki; Japón, 1961). Dirección: Yasujiro Ozu. Con Ganjiro Nakamura, Setsuko Hara, Yoko Tsukasa. También conocida con los títulos El fin del verano y Otoño precoz, El otoño de la familia Kohayagawa es el penúltimo largometraje en la carrera de Yasujiro Ozu, su film número 53 y el quinto en ser rodado en colores. El relato encuentra a los miembros de la familia Kohayagawa, dedicada al negocio del sake, explorando la posibilidad de ayudar a encontrar un posible marido para su hija política, enviudada recientemente. Mientras tanto, el patriarca Manbei comienza a comportarse de manera extraña, tomando incluso una amante para desconcierto de todos. Cuando el anciano enferma, la unidad de la familia y el futuro de su actividad comercial son puestas en duda, y la posibilidad de vender el negocio a una corporación se transforma en una posibilidad atractiva para los más jóvenes.

 

Domingo 19 de agosto a las 16, 18.30 y 21 (103′). 

Dejar un comentario

REVISTA QUÉ HACEMOS

Revista Impresa
¿CÓMO PUBLICAR?
CONTACTATE CON NOSTROS

4805.2126 / 4804.2927

info@quehacemosonline.com.ar
o dejanos un mensaje
MANTENETE INFORMADO

Seguinos en nuestras redes sociales y enterate de todo el panorama cultural.